Arqueólogos encuentran el pueblo donde, según la tradición, resucitó Jesús

«Y resucitó al tercer día…»

La tradición cristiana señala que Jesús regresó para hablar con sus discípulos tras la crucifixión. Ahora un equipo de investigadores podrían haber dado con el lugar bíblico.

Un equipo de arqueólogos franceses e israelíes encontró un fuerte helenístico de 2.200 años de antigüedad en el sitio Kiriath Yearim en Israel, según las investigaciones podría ser la ciudad de Emaús, el pueblo escondido indicado por La Biblia.

Desde 2017, una expedición ha estado cavando en Kiriath Yearim, una colina que domina el acercamiento a Jerusalén, a pocos kilómetros al oeste de la ciudad, al lado de la ciudad de Abu Ghosh. El sitio es conocido principalmente por ser el lugar donde se mantuvo el Arca del Pacto durante 20 años antes de ser llevado a Jerusalén por el Rey David, según la Biblia.

Hay indicios de que esta ciudad también pudo haber sido construida por el general seléucida que derrotó a Judá el Macabeo, el famoso líder judío en el centro de la historia de Hanukkah, documentó el portal Haaretz.

La atención en la excavación se ha centrado en los hallazgos del período bíblico, en una gran plataforma de tierra rodeada de muros de contención masivos, que pueden haber albergado un centro de culto o administración israelita en los siglos VIII-VII AEC pero durante la excavación del verano de 2019, los investigadores descubrieron evidencia de al menos dos fases posteriores en el sitio.

Uno es un segundo conjunto de fortificaciones imponentes, construidas sobre o al lado de las paredes originales. Estas instalaciones militares pueden datarse de la primera mitad del siglo II a. C., el período helenístico tardío. Estos muros fueron reparados y restaurados durante la época romana, en el siglo I d. C., dice el arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv, Israel Finkelstein.

La cerámica y otros hallazgos arqueológicos fueron analizados con técnica de datación llamada Luminescencia ópticamente estimulada, que puede indicar a los investigadores cuando ciertos materiales fueron expuestos por última vez a la luz solar.

«La importancia de este sitio, su posición dominante sobre Jerusalén, se sintió una y otra vez a lo largo del tiempo: en el siglo VIII a. C., y luego nuevamente en el período helenístico y luego nuevamente después de la Primera Revuelta Judía y el saqueo de Jerusalén en el 70 EC», dijo el investigador Finkelstein dijo al portal señalado.

Las paredes masivas de las fortificaciones recién descubiertas tienen hasta tres metros de espesor y en algunas áreas aún tienen dos metros de altura.

Durante las últimas semanas, el equipo de las excavaciones de la familia Shmunis de la Universidad de Tel Aviv y el Colegio de Francia también ha descubierto lo que parecen ser los restos de una torre.

Más de 200 años después de la construcción de la fortaleza helenística, la ciudadela fue restaurada y guarnecida por los romanos, como lo atestigua el descubrimiento de azulejos romanos, monedas de esa época y clavos del tipo utilizado en las sandalias de los legionarios. Anteriormente, los arqueólogos habían encontrado cuatro inscripciones en la colina de Kiriath Yearim y en el pueblo adyacente de Abu Ghosh que muestran que la ciudad albergó un destacamento de la décima legión romana después del final de la Primera Revuelta Judía (66-73 CE).

Los investigadores encontraron que quien controlaba los estrechos accesos a Jerusalén desde la costa esencialmente controlaba la ciudad, al decidir quién y qué estaba permitido entrar y salir. Esta estrategia se aplicó tanto en la antigüedad como durante la Guerra de Independencia de Israel de 1948, cuando el área vio fuertes enfrentamientos entre las fuerzas judías y las milicias árabes que asediaron Jerusalén al bloquear el camino.

¿Pero quién vivía en la zona en tiempos helenísticos? Los investigadores llegaron a una conclusión y aseguran que es «sorprendente» que tendría implicaciones más amplias para la arqueología bíblica y la historia cristiana. Su artículo será publicado el 24 de octubre en la revista «Nuevos Estudios en Arqueología de Jerusalén y su Región» y presentado en una conferencia del mismo nombre en Jerusalén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close