De votar la Emergencia Alimentaria, a comerse un asado de $20 millones en Tucumán

La crisis, siempre, es de los "otros"...

Un día antes de que la Legislatura aprobara un proyecto para reclamar a la Nación que declare la emergencia alimentaria en el país, en Tucumán se realizó un asado para 5.000 personas con motivo de celebrar la visita del candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández. Y ese acto fue catalogado como «impúdico» por el diputado José Cano, quien sugirió que «si están tan preocupados por el hambre, quizás deberían reasignar partidas y prioridades para que a ningún tucumano le falte un plato de comida en su mesa».

«Es bastante hipócrita que la Legislatura, que tiene uno de los presupuestos más altos del país, reclame a la Nación que se ocupe de la emergencia alimentaria. Más aún cuando esa misma Legislatura dispone de millones de pesos, de dudosa legalidad, acumulados en los tristemente célebres fondos excedentes», criticó.

Cano remarcó, además, que «esa Legislatura está integrada por una mayoría oficialista que no dudó en gastar, en un día, más de $ 20 millones para pagar asados y cenas con dirigentes y funcionarios solo para homenajear a su candidato a presidente».

La resolución aprobada en la Legislatura por mayoría insta a los senadores y a los diputados por Tucumán «a que promuevan el tratamiento y la sanción de normas que declaren de manera urgente la emergencia alimentaria y nutricional para el territorio nacional».

«Si uno analiza el presupuesto de la Provincia, votado por esta misma Legislatura que ahora alza la voz contra la Nación, podemos encontrar que para Promoción y Asistencia Social Tucumán destina un 2,3% de sus partidas», precisó.

«¿Por qué no invitaron a los que pasan hambre?»

El concejal José Luis Avignone también alzó su voz en contra del asado multitudinario de ayer. «Qué insólito este Tucumán, mientras tienen el tupé de querer sancionar una ley declarando la emergencia alimentaria nacional por la supuesta hambruna, ayer consumieron 2.000 kilos de vacío, 10.000 empanadas, 1.000 kilos de chorizos y más de 1.000 kilos de ensaladas».

EL PLATO FUERTE.

Además de 10.000 empanadas, hubo 2.000 kilos de vacío y se usó más de un camión de carbón.

En ese sentido, ironizó que a la celebración asistieron «los pobres gobernadores peronistas, los indigentes sindicales de la CGT, banqueros, industriales y los pobres empresarios, que cuando les piden que paguen un bono de $ 5.000 a sus empleados pareciera que tienen espinas en los bolsillos».

«¿Por qué no invitaron a todas las personas en situación de hambre de los distintos barrios de la capital como para paliar la emergencia alimentaria que pregonan por todos lados?», preguntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close