Falleció este miércoles Fabio Zerpa, el ovnílogo mas famoso de la Argentina

Fabio Zerpa, el especialista en ovnis más famoso de la Argentina, murió en la mañana de este miércoles en el Sanatorio Anchorena a los 90 años.

Según contaba, el primer encuentro del tercer tipo que tuvo fue en 1959. Desde ese momento, Zerpa reportó más de 3000 avistamientos y contactos con Ovnis.

Su curiosidad lo llevó a dirigir la Organización Nacional de Investigaciones Espaciales (ONIFE) y el Centro de Estudios Psicoespaciales (CEP) y publicar veinticinco libros referidos al tema.

Nacido en Uruguay en 1928, se radicó en la Argentina en 1951. Creó el programa de radio “Más allá de la cuarta dimensión” en 1966 y dirigió durante más de quince años la revista “Cuarta dimensión”, especializada en el fenómeno ovni.

Fue profesor de Historia y estudios de Antropología en universidades de Montevideo y Buenos Aires. En su página web cuenta que perteneció a “comisiones de Investigación militares en Argentina, Brasil, México, España y Francia, así como es el único ovnílogo civil en el mundo que dio una conferencia en una Institución Militar, la Marina de Guerra Argentina, Base Naval de Puerto Belgrano en septiembre de 1968”. Ese mismo año formó ONIFE (Organización Nacional de Investigación de Fenómenos Espaciales) después de haber realizado el primer simposio de investigación de vida extraterrestre en el Auditorio de la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Fue Miembro de Honor de CEFORA (Centro de Fenómenos Ovnilógicos República Argentina) y RADIO (Red Argentina de Investigadores Ovni).

Julio Lagos: Adiós a mi amigo Fabio Zerpa

Vino de Montevideo a fines de los 40, junto a una barra de muchachos uruguayos: Julio Sosa, Juan Carlos Mareco y Wimpi, entre otros.

Pero ese no fue el primer gran cambio en su vida, porque antes había dejado su pueblo, en el departamento de Colonia, para radicarse en la capital uruguaya.

Allí comenzó su carrera como actor. Con otros entusiastas fundó un grupo teatral independiente, que denominaron A.R.T.E. (Agrupación de Representaciones Teatrales Estudiantiles). Pero fue a través de la radio que fue adquiriendo notoriedad, en los radioteatros de CX 20 Radio Montecarlo. Y con frecuencia iba a tomar clases a la casa de Margarita Xirgu, en Punta Ballena.

Hasta que pegó otro salto. Y se radicó en Buenos Aires.

Él mismo me lo contó un mediodía, rodeado de libros, en su casa de Capilla del Señor:

-Tuve suerte de entrada. Empecé a trabajar en el Instituto de Arte Moderno, que en esa época era la vanguardia… Imaginate, hice «La escuela de las mujeres», de Moliere, dirigido por Marcelo Lavalle.

Al mismo tiempo ingresó a uno de los ciclos más prestigiosos de la radiofonía argentina: «Las dos carátulas», de la entonces LRA Radio del Estado, hoy Radio Nacional:

-Esa fue una escuela extraordinaria. Y además, seguía haciendo teatro. Pensá que trabajé en «Judith», junto a Inda Ledesma y Miguél Bebán. Después, en 1957, me dieron el premio municipal al mejor actor por mi actuación en «Electra». Se fue dando todo…

En la misma época hizo su primera incursión en el cine, en «Más pobre que una laucha», dirigido por Julio Saraceni. Pero a partir de «El jefe», en 1958, su nombre empieza a ser conocido por el gran público:

-Esa fue una película de gran calidad, dirigida por Fernando Ayala. El reparto lo encabezaban Alberto de Mendoza, Duilio Marzio, Violeta Antier, Luis Tasca.

Sin embargo, faltaba algo para su consagración definitiva: la televisión.

Para los lectores de Infobae, usuarios de múltiples procedimientos de comunicación en este mundo digital, quizás sea difícil imaginar cómo era la vida en Buenos Aires en 1959.

Quizás lo más sencillo sea decir que no existía nada de lo que hoy es normal, común y habitual. Había un solo canal de televisión, uno, sólo uno. Y además, blanco y negro. Era el Canal 7, lo que con los años fue ATC y hoy se llama la Televisión Pública.

En esa televisión Fabio Zerpa formó parte de un programa revolucionario, que paralizaba a la audiencia de la época.

Se llamó «Distrito Norte» y fue la creación de dos verdaderos genios. Uno, Pancho Guerrero, el director y productor. El otro, Jorge Falcon, el autor del libro.

El elenco de “Distrito Norte”

El elenco de “Distrito Norte”

El elenco lo integraban, además de Fabio Zerpa, grandes actores como Enrique Kossi, José María Langlais, Beto Gianola y un joven Javier Portales, que aún no había incursionado en la comedia.

Era un programa fuerte, arriesgado en todo sentido. En la temática, porque se ocupaba de la corrupción en la policía. Y también en la realización, porque incluía escenas de exteriores en las que los actores y los técnicos corrían serios riesgos físicos.

Con «Distrito Norte» Fabio Zerpa llegó a ser una de las caras más famosas de la por entonces incipiente televisión nacional.

Un detalle que confirma la popularidad de «Distrito Norte» que la revista Intervalo comenzó a publicar la adaptación en forma de historieta.

Fue tal la repercusión que tuvo este programa que el Canal decidió redoblar la apuesta, con el mismo equipo: Pancho Guerrero, Jorge Falcon y Fabio Zerpa.

Y así llegó «Operación Cero», una de las producciones más audaces de la televisión argentina. Transcurría en un submarino, cuya tripulación vivía situaciones extremas, para lo cual Pancho Guerrero recurría a procedimientos inéditos, con tomas realizadas bajo el agua en la costa del Río de la Plata.

Fabio Zerpa era el comandante de la nave y el elenco incluía a figuras extraordinarias, como Ernesto Bianco y Adolfo Linvel.

Distintos trabajos de Zerpa como actor exitoso

Distintos trabajos de Zerpa como actor exitoso

Pido disculpas si incurro en omisiones, pero estoy googleando en mi memoria.

Es una pena que no haya testimonios más fehacientes, como un tape o al menos algunas fotos. Pero esto es parte de la mejor historia de la televisión argentina. Y Fabio Zerpa formó parte de esa etapa.

Luego trabajó mucho en teatro, pero ya alejado de los textos clásicos y volcado a la comedia. Su pinta de galán y su simpatía hacía impacto en el público femenino, que lo aplaudió a rabiar en «Mi marido y mi mamá», junto a Irma Roy.

Era el momento de su plenitud. Tenía 33 años y era el actor requerido para los teleteatros y para las comedias románticas.

Tenía una sólida base actoral, pero además lo rodeaba una aureola de conquistador, alimentada por los trascendidos de su poblada vida sentimental.

Y fue entonces que prácticamente abandonó todo. Un episodio fortuito lo hizo cambiar de rumbo.

Estaba haciendo otro programa de Canal 7, «Cóndores de acero», cuando al realizar un vuelo desde la Base Aérea de Morón vio un OVNI.

Lo contó muchas veces:

-Ese día empecé otra vida. Al ver ese objeto, entendí que nuestras verdades relativas tenían que ser revisadas.

Desde entonces se dedicó a estudiar historia, arqueología, parapsicología, fenómenos extraterrestres y antropología. Investigó miles de episodios, dio centenares de conferencias, publicó dos docenas de libros.

Su conocimiento y su memoria increíble eran suficientes para responder todos los cuestionamientos.

Con buen humor y con elegancia, soportó la burlas y las ironías:

-A los que me acusan de chanta los comprendo. Admitir nuestra pequeñez humana es difícil de sobrellevar.

En la mitad de su vida, dejó una triunfal carrera de actor y se convirtió en la referencia obligada para todo el mundo OVNI, a base de estudio y trabajo.

-Julio, son muchas las preguntas que nos hacemos. En algún lugar está la verdad que buscamos…

Desde hace algunas horas, conoce las respuestas que le faltaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close