Falleció Fabio Zerpa, el hombre que nos hizo mirar al cielo…

Por Ignacio Guerra, editor de El Sudoeste.

Hoy por la tarde, en medio de las preocupaciones diarias y el constante ruido de políticos y casquivanas opinado sobre la mano de Messi en el culo de su esposa, llega a mi pantalla la triste noticia de la muerte de Fabio Zerpa. Se siente como si hubiera muerto una parte de nuestra juventud. Es casi imposible que los Millennials sepan quien era este personaje. Hace mas de 50 años creyó que, estos mismos jóvenes del Siglo XXI, serían lo suficientemente evolucionados como para viajar a las estrellas o comunicarse con hermanos extraterrestres… pero no. Gran parte de ellos hoy solo sueñan con ganar dinero jugando en pantallas o mostrándose haciendo tonterías en otras pantallas.

Lo cierto es que, inmediatamente, mi recuerdo se instaló en algún verano de hace 40 años atrás, cuando había pocas preocupaciones y casi nada que hacer por las tardes. Solo esperaba, junto con algún amigo (tan aburrido como yo), que se hicieran las cinco de la tarde para ir a preguntar al kiosco mas cercano si había llegado la revista “Cuarta Dimensión”. Aún recuerdo el olor de esas páginas y las tapas cargadas de ilustraciones y títulos tremendos que te invitaban a leer la revista con la excitación de tener en las manos el mapa secreto a una ciudad perdida.

Por supuesto, las notas nos dejaban con más misterios sin resolver, pero ubicaba a nuestra cabeza navegando en otros mundos con ese combustible mágico que hoy está a punto de agotarse: La imaginación.

Fabio Zerpa fué actor, locutor, periodista, profesor de historia y antropología en la UBA y, sobre todo, el primer Ovnílogo reconocido de la Argentina (incluso antes que el gran Pedro Romaniuk). Un Curriculum complicado de presentar en este siglo que solo sabe de multimedios e hiperconectividad sin sentido.

En mi vida profesional, como periodista, tuve la oportunidad de hablar un par de veces con él. Un hombre siempre amable, educado y sereno que explicaba, con paciencia de profesor, el posible origen de fenómenos paranormales en la Argentina, incluyendo nuestra zona y todo el Sudoeste de la provincia. Luces y platos voladores en la Sierra de la Ventana, luces sobre las aguas de nuestras lagunas, y el mítico “Chupacabras” en los campos suarenses y pampeanos, donde estuvo presente (de incógnito la mayoría de las veces) para investigar y entrevistar a los testigos en innumerables oportunidades. Lo cierto es que, a la hora de tratar de explicar lo asombroso, inmediatamente había que llamar a Fabio Zerpa. Solo él podía tranquilizarnos con una explicación clara y directa sobre lo sucedido, aún si la explicación fuera algo como, “esas luces son naves del tipo lenticular provenientes de las Pléyades…”. Por supuesto. ¿Quién puede dudarlo si lo dijo Favio Zerpa?.

Hoy ya no tendremos respuestas. Zerpa se va con sus conocimientos a una nueva dimensión, esa que deseaba conocer con su profunda espiritualidad y fé.

Hoy lo despidió (entre otros) su amigo y colega en la investigación paranormal, el autor de “Caballo de Troya”, J. J. Benítez con esta maravillosa frase: Fabio Zerpa  (1928-2019).   Al fin libre.

Yo me despido con la frase que siempre repetía a todo aquel que charlaba con él:  “Gracias por estar”.

Falleció Fabio Zerpa, el hombre que nos hizo mirar al cielo…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte:

Close