Scarlett Johansson: «la monogamia es antinatural»

«La idea del matrimonio es muy romántica, es una idea muy bonita, y su práctica puede ser una cosa muy bella. Pero no creo que sea natural ser una persona monógama. Puede que me critiquen por esto».

Así hablaba la actriz Scarlett Johansson a la revista Playboy apenas semanas después de que se diera a conocer su separación del periodista francés Romain Dauriac, padre de su hija Rose Dorothy.

En el número de febrero de 2017, la estrella de Hollywood hablaba sin pudor del amor, el matrimonio y la maternidad.

«Es mucho trabajo. El hecho de que sea tanto trabajo para todo el mundo prueba que no es una cosa natural. Tengo mucho respeto por el matrimonio, pero definitivamente creo que va en contra del instinto».

Aunque su declaración sobre el matrimonio denota un concepto en el que el cansancio es protagonista, Scarlett está lista para probarlo por tercera vez.

El pasado mayo, la actriz se comprometió con Colin Jost, uno de los escritores del legendario programa estadounidense Saturday Night Live (SNL). Marcel Pariseau, publicista de Scarlett, confirmó el compromiso de la actriz y comentó que la pareja aún no tenía fecha para la boda.

Lo que sí hay ya, por supuesto, es un anillo de compromiso, que Scarlett mostró el fin de semana pasado en la San Diego Comic-Con y que acaparó la atención por su magnitud. Se trata de un diamante de 11 quilates que cuesta más de USD 400.000.

Un par de meses antes del compromiso, una fuente había hablado a la revista People de la química entre Colin y Johansson.

«Scarlett y Colin están enamorados y comparten muchos intereses y el mismo sentido del humor. Scarlett está muy feliz».

El romance más reciente para Johansson llegó el mismo año en que se separó de Romain. La ruptura se dio a conocer en enero de 2017, ella solicitó el divorcio en marzo, en septiembre se concretó legalmente la separación y en noviembre hizo pública su relación con Colin, al aparecer en la gala del Museo Natural de Historia en Nueva York.

Parece que Scarlett es muy intensa al vivir sus relaciones, pues con Ryan Reynolds ocurrió algo similar. Comenzaron a salir en 2007, se casaron al año siguiente, y en diciembre de 2010 iniciaron los trámites de separación.

¿Por qué terminó el primer matrimonio de la estrella?

«Vivir con otro actor es complicado. Tiene que haber un entendimiento real de cómo compartes tu tiempo, especialmente cuando las carreras de las dos personas van al mismo ritmo. O incluso si la otra persona tiene más éxito que la otra, lo cual se convierte en un reto. Ahí es cuando todo se hace competitivo», reveló Johansson en una entrevista para el número de mayo de 2016 de Cosmopolitan.

Fue a Ryan Reynolds a quien Scarlett envió unas fotografías íntimas que circularon en internet después de que un hacker se las robara. «Se las envié a mi marido. No hay nada malo en eso. No es como si hiciera porno, aunque no hay nada de malo con eso tampoco», reconoció la actriz.

El de Reynolds fue un romance sonado. Ambos eran ya jóvenes estrellas y parecían formar una de esas «parejas doradas» que encantan en Hollywood, pero no fue la primera relación de Scarlett con algún famoso.

Después de que Johansson saltara a la fama por su trabajo en Lost In Translation, la actriz se vinculó en 2005 con Josh Hartnett, su coestrella en Black Dahlia.

«Es muy dulce. Es un buen chico, una gran persona. Soy afortunada y estoy muy feliz», decía una enamorada Scarlett a la revista Allure en 2006, el mismo año en que rompieron. Según Hartnett sus complicadas agendas de trabajo causaron la ruptura.

A esa relación le siguió el romance con Reynolds, con el final ya conocido. «Entramos en nuestra relación con amor y es con amor y amabilidad que la dejamos», expresaron en un comunicado conjunto cuando dieron a conocer la separación. De nueva cuenta se dijo que las agendas de trabajo habían influido en la ruptura.

Sin embargo, Scarlett no se dio por vencida en su camino por hallar el amor y para la primavera de 2011 se la vio muy cerca de Sean Penn, con quien incluso fue a una cena en la Casa Blanca y viajó a Cabo San Lucas, en México. La relación resultó fugaz, pues en junio de ese año ya no estaban juntos.

Según la revista Us Weekly, Penn no quería nada serio y, al parecer, fue la actriz quien se empeñó en acercarse a él.

Tras esa ruptura, Scarlett se tomó más tiempo para sanar y no fue hasta octubre de 2012 que se supo que tenía un nuevo hombre en su vida: el periodista francés Romain Dauriac.

Se conocieron por amigos en común en París, él decidió aprender inglés para comunicarse con ella, y pronto estaban en una relación, compartiendo su tiempo entre la capital francesa y Estados Unidos.

La estrella se enamoró de la inteligencia y el encanto de Romain, a quien definió como un caballero.

«Es la persona más inteligente que conozco. Me atrajo la forma en que él piensa, su sentido de la ironía, cómo ve las cosas», comentó a Parade.

En septiembre de 2013 ya estaban comprometidos, y un año después se casaron en una boda secreta, poco después del nacimiento de su hija Rose.

Johansson dijo a Parade que supo que el periodista era el indicado una vez que se encontraba en una complicada situación familiar y él se convirtió en un gran apoyo.

«Estaba devastada y estaba teniendo una conversación telefónica realmente intensa. Romain estaba justo afuera y supe que escuchó todo. Tuve que tomarme un respiro de la conversación y fui a la sala y empecé a llorar. Él me sostuvo. Volví a la otra habitación y terminé esta conversación intensa. Nunca hablamos de eso después. Él me consoló. Eso fue suficiente».

En esa misma época, la actriz habló con E! News sobre cómo vivía sus relaciones y acerca de cómo la gente solía poner estándares muy altos para cumplir con sus parejas.

«Todos somos culpables de hacer que nuestra pareja o pareja imaginaria cumpla con estos estándares que son imposibles… Con el tiempo he aprendido que lo que hace que la vida sea interesante, que las relaciones sean interesantes, son las complejidades de las relaciones y las personas y el hecho de que podemos evolucionar más si nos vemos obligados a comprometernos y a aceptar las diferencias entre nosotros», comentaba la actriz en la época que estaba en pleno romance con Dauriac.

Pero el amor con Romain terminó un par de años después, y en enero de 2017 se dio a conocer la separación, aunque algunas fuentes aseguraron que desde el verano anterior ya no estaban juntos.

Scarlett se repuso pronto de esa ruptura y decidió embarcarse en una relación con Colin Jost. Se los veía disfrutando de una charla en un bar, de una cita en un restaurante, y poco a poco se hizo evidente que entre ellos había algo más que una amistad.

A diferencia de sus otros romances, Scarlett esta vez ha sido más reservada sobre su relación con Colin Jost. Lo que se sabe es que está viviendo una nueva historia de amor y lista para un nuevo matrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte:

Close
Close