Sigue el horror y el desconcierto en Tornquist: El «Tigre»Santellán fué el asesino de su hija y nieto?

Adolfo «Tito» Ortíz es un vecino de Tornquist y vive en la casa lindera a la del «Tigre» Santellán, la cual fue noticia nacional días atrás cuando fueron hallados restos humanos en el galpón.

La hipótesis que corre con más fuerza es que dichos huesos pertenecen a la hija de Santellán -fallecido en 2017 de un infarto- y a su hijo, desaparecidos ambos desde el 2013, año en que nadie volvió a saber nada de ellos.

Si bien todo esto tendrá que ser probado por la justicia, para Ortíz casi que no quedan dudas. Y aún más, teniendo en cuenta que «él siempre decía que no lo quería al nietito, que lo tenía podrido».

Y recordó el momento en que a la hija de Santellán no se la vio más por el pueblo. «Ella venía siempre a comprar a la verdulería que teníamos con mi esposa, pero de un momento a otro no vino más. A partir de ahí nos entró como una desconfianza con mi señora porque no tenía muy buena relación con el padre».

«Un día vino a buscar un zapallo para el nene y cuando va a llevárselo él le dijo que el borrego lo tenía cansado», graficó el vecino.

Además, lamentó que «no entiendo por qué iba a hacer semejante cosa, esto es un horror». «Ella iba todos los días a las cuatro de la tarde a la plaza con el nene, además estaba todo el día conectada a las redes sociales. Desapareció totalmente y me llamó la atención. Mi señora le pidió a mi hija si la encontraba por las redes, pero no pudo. Ahí empezó la desconfianza», recordó.

Consultado respecto de la vida que llevaba el «Tigre» Santellán, Ortíz relató que «siguió como si nada, hacía una vida normal. Barría el cordón y limpiaba todo el frente de la cuadra, pero ya no era la misma persona que antes porque esquivaba el tema cuando alguien le preguntaba».

«Decía que a la chica la habían internado en un psiquiátrico y que el nene estaba en un orfanato», comentó.

Y cerró: «Acá en Tornquist el ‘Tigre’ era lo más, pero ahora es como que se cayó de un pedestal. Su mujer supuestamente murió de cáncer hace algunos años, pero la sospecha siempre está».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close