Tornquist: Equipo científico monitorea el clima para prevenir innundaciones

¿Puede inundarse la Comarca Serrana? ¿Qué ocurre ante una lluvia intensa en las cuencas de los ríos Sauce Grande y Napostá Grande? ¿Se pueden impedir los cortes de ruta ante estos eventos meteorológicos? Ante una misma precipitación, ¿cuánta agua deriva hacia cada una de las cuencas? ¿Corren riesgos el dique Paso de las Piedras y el suministro de agua a unas 400 mil personas de Bahía Blanca y Coronel Rosales?

Ante estos cuestionamientos, desde el departamento de Geografía y Turismo de la UNS se está trabajando en el sector serrano con una idea definida: estudiar los efectos que tiene en ambas cuencas un mismo evento de precipitaciones y, de esta manera, conformar un sistema de monitoreo y posteriormente de alerta temprana para ayudar a prevenir inconvenientes ante -por ejemplo- posibles inundaciones por lluvias copiosas.

Hoy la complicación principal es la falta de datos que hay sobre ambos sistemas fluviales, tanto de la cuenca del Sauce Grande como en la del Napostá Grande. Al tratarse de vertientes opuestas entre sí, existen diferencias en la morfología, orientación, pendiente y, por ende, en las dinámicas ante un mismo fenómeno meteorológico.

La estación meteorológica más alta de la provincia

“La idea es trabajar con cuencas opuestas para ver qué ocurre en cada ladera ante una misma precipitación -señala la doctora Verónica Gil, docente del departamento de Geografía y Turismo de la UNS e investigadora del Conicet-. También buscamos comprobar que las sierras producen una variación de la precipitación y otros paramentos meteorológicos con la altura”.

De esta manera, explica, se podrá generar, en un futuro, un sistema de alerta temprana para esta zona, tanto para ciclos húmedos como para ciclos secos.

“Las crecidas del río Sauce Grande han llegado a provocar problemas de incomunicación o de corte de accesos y rutas en la zona de Sierra y Villa Ventana. Además, se trata de agua que llega al dique Paso de las Piedras, que abastece a unas 400 mil personas. Y si a todo esto le agregamos la variabilidad y el cambio climáticos, junto a la posibilidad de que recrudezcan algunos fenómenos extremos…”, advierte.

En la actualidad, más allá de que hay modelos que se ajustan al comportamiento que pueden tener ambas cuencas, no hay datos ni registros oficiales de caudal continuo para estos cursos de agua. Sin embargo, los ensayos que se han hecho muestran consecuencias diferentes para ambos cauces ante una misma precipitación.

Entonces, la incorporación de nueva información podría mejorar estos modelos, determinar qué puede ocurrir ante una precipitación copiosa y actuar en consecuencia en forma preventiva.

Para esto, semanas atrás se instaló entre el cerro Napostá y el Ventana (a 905 metros de altura) la estación meteorológica más alta de la provincia de Buenos Aires. Es parte de una serie de cinco que se colocaron a lo largo de una transecta en este sector de las sierras de Ventania, que tomarán datos en ambas cuencas ante un mismo evento climático.

A ello se sumarán los registros que desde hace tiempo viene recopilando la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca con su red de monitoreo en distintos puntos de la zona.

“Todos ellos miden temperatura, humedad y precipitación, a lo que se suma -en algunos casos- viento y radiación, con alta frecuencia de registro”, dijo Gil.

Con el posterior análisis de los resultados, se podrá organizar y diseñar las bases de un sistema de alerta temprana de eventos adversos como las crecidas o las sequías extraordinarias.

Las estaciones quedarán instaladas para que se puedan obtener datos continuos que, en la actualidad, se encuentran online y se actualizan periódicamente. En un primer momento se podrán observar su progresión mensual y, con el correr del tiempo, ese lapso se irá achicando hasta los 5 minutos.

“Lamentablemente, en la actualidad no hay coordinación entre los datos que existen, porque no todos tienen los mismos objetivos, y menos aún a escala de cuenca. Es muy difícil compatibilizar toda la información. La provincia ha puesto en marcha un sistema integrado de monitoreo y alerta temprana hidroambiental (SIMATH), pero por el momento el ámbito de influencia se limita al norte de la provincia”, explica la profesional.

“Nuestra idea -añade- es generar un proyecto que nos permita monitorear datos en forma constante y mejorar la información con que ya contamos”.

Para un futuro no tan lejano quedará la idea de densificar la red de estaciones, mejorando los pronósticos meteorológicos en la zona serrana, lo que también ayudará a sectores como el turístico o el agroganadero.

El proyecto en vigencia que es financiado por la Agencia Nacional de Promoción científica y Tecnológica tiene un plazo de tres años de duración, pero la idea es sumar nuevas transectas para seguir generando datos.

“Creemos que la variabiliadad de los parámetros meteorológicos puede ser distinta en otras zonas, porque la configuración morfológica de las sierras es diferente. Por ello, la idea es extender el proyecto, comprobar nuestra hipótesis y mejorar la información que se brinda al público”, cuenta.

Acuerdo con el municipio

Recientemente se firmó un convenio de colaboración recíproca entre el departamento de Geografía y la comuna de Tornquist, para generar una vía de aplicación de los trabajos sobre recursos hídricos y riesgos hidrometeorológicos que realiza el Grupo de Geografía Física Aplicada del DgyT-UNS.

“La idea del convenio fue formalizar lo que se viene haciendo desde hace varios años de modo informal, porque el departamento de Geografía ya ha realizado varias tesis de maestrías y doctorados sobre las cuentas hídricas de la zona, sobre todo de Ventania, del cordón serrano, y no había un vínculo estrecho con el municipio”, dijo el secretario de Desarrollo de Tornquist, Gonzalo Iparraguirre.

Al respecto, reconoció que mas allá de saber que existen este tipo de problemáticas, no siempre se cuenta con el aporte científico y académico que producen los investigadores.

«Ellos trabajan sobre las cuencas del cordón ventana, que dan a Villa Ventana, a Sierra de la Ventana y a Saldungaray, principalmente. Esto nos permitirá contar con un instrumento más en la toma de decisiones», finalizó.

(Fuente: La Nueva, Hernán Guercio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *